logo
 

NN con HOSPITAL DEL SALVADOR Rol: C923-12

Consejo para la Transparencia, 05/10/2012

Se dedujo amparo contra el Hospital del Salvador por dar una respuesta que no corresponde a su solicitud de información sobre si existe o no registro en virtud del cual se tenga respaldo sobre las gestiones tendientes a ubicar y posteriormente notificar sus resultados a los pacientes de dicho recinto hospitalario cuyos exámenes de VIH fueron retirados desde el ISP el 24 de octubre de 2007. Consejo acoge el amparo


Tipo de solicitud y resultado:

  • Totalmente


Descriptores analíticos:

Tema Salud
Materia Funciones y actividades propias del órgano
Tipo de Documento Documentos Oficiales.Documentos  Documentos Operacionales.Documentación médica.Documentos 

Consejeros:

  • Alejandro Ferreiro Yazigi (Unánime), Presidente
  • Jorge Jaraquemada Roblero (Unánime)
  • José Luis Santa María Zañartu (Unánime)
  • Vivianne Blanlot Soza (Ausente)

Texto completo:

DECISIÓN AMPARO ROL C923-12

Entidad pública: Hospital del Salvador

Requirente: N.N.

Ingreso Consejo: 26.06.2012

En sesión ordinaria N° 378 de su Consejo Directivo, celebrada el 5 de octubre de 2012, con arreglo a las disposiciones de la Ley de Transparencia de la Función Pública y de Acceso a la Información de la Administración del Estado, en adelante, Ley de Transparencia, aprobada por el artículo primero de la Ley N° 20.285, de 2008, el Consejo para la Transparencia, en adelante indistintamente el Consejo, ha adoptado la siguiente decisión respecto del amparo Rol C923-12.

VISTO:

Los artículos 5° inc. 2°, 8° y 19 N° 12 de la Constitución Política de la República; las disposiciones aplicables de la Ley Nos 20.285, 19.880 y 19.628; lo previsto en el D.F.L. N° 1 – 19.653, del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, que fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley N° 18.575; el D.S. N° 182/2005, del Ministerio de Salud, que aprueba el Reglamento del examen para la detección del virus de la inmunodeficiencia humana, y, los D.S. N° 13/2009 y 20/2009, ambos del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, que aprueban, respectivamente, el Reglamento del artículo primero de la Ley N° 20.285, en adelante indistintamente el Reglamento y los Estatutos de Funcionamiento del Consejo para la Transparencia.

TENIENDO PRESENTE:

1) SOLICITUD DE ACCESO: N.N., el 28 de mayo de 2012, solicitó a el Hospital del Salvador (en adelante, también, “el Hospital”) y al Servicio de Salud Metropolitano Oriente (en adelante, e indistintamente, “SSMO”) que le informaran “… si existe registro en virtud del cual se tenga respaldo sobre las gestiones tendientes a ubicar y posteriormente notificar sus resultados a los pacientes de dicho establecimiento hospitalario cuyos exámenes de VIH fueron retirados desde el Instituto de Salud Pública con fecha 24 de octubre de 2007”, precisando que “lo que se solicita es señalar si existen gestiones administrativas, cuáles son estas, respaldo de las mismas, registro de haberse efectuado las notificaciones y sus fechas, como también que se entreguen copias de dichas gestiones y actos”, respetando los principios de divisibilidad y secreto o reserva de la misma, agregando que no solicita ni pretende la individualización ni identidades de las personas a la que pertenecen las muestras, “… sino exclusivamente indicación y copias de las gestiones tendientes a ubicarlos y notificarlos. Incluyendo las fecha de las mismas”. A fin de acotar su solicitud, el requirente singularizó las veinte muestras a las que se refiere, solicitando, además, que la información le sea enviada a la casilla de correo electrónico y al domicilio que indica.

2) RESPUESTAS: El Hospital del Salvador y el SSMO, dieron respuesta al requirente en los siguientes términos:

a) El Hospital del Salvador, por medio de la Carta N° 05, de 18 de junio de 2012, le informó lo siguiente:

i. De las 20 muestras a que se refiere la solicitud, 2 corresponden al CESFAM Alessandri, 1 al APS Carol Urzúa, 1 al APS San Luis, 1 al Hospital Luis Calvo Mackena, 2 al Instituto Nacional del Tórax, 5 al Hospital del Salvador y 8 a otra serología.

ii. De dichas muestras, sólo 7 correspondían a resultados positivos del ISP, y, de ellos, 3 corresponden a pacientes del Hospital del Salvador, de los cuales 2 están en el programa VIH desde 2007.

iii. El Manual de Procedimiento del año 2007 indica el flujograma para VIH positivo, tanto de donantes como de pacientes, especificando que, en caso de resultados confirmados por el ISP, si el donante es del SSMO, se notificará al programa SIDA; por otra parte, si el receptor es del SSMO, se notificará al médico solicitante, y, en ambos casos, se requiere la toma para la confirmación de identidad, instancia a la cual no se llegó con el caso de confirmación positiva que no está en el Programa VIH.

b) El SSMO, a su turno, por medio de documento de 20 de junio de 2012, informó al requirente lo siguiente:

i. Detalló pormenorizadamente el procedimiento empleado para detectar el VIH, confirmar los resultados y entregar los exámenes respectivos, , conforme a la regulación establecida al efecto, en la época, en el artículo 5° de la Ley N° 19.799 y en los artículos 2°, 5°, 6°, 7°, 8° y 9° del D.S. N° 182/2005 del Ministerio de Salud.

ii. Las muestras a que fue acotada la solicitud corresponden a resultados enviados por el ISP y recepcionados por el Hospital del Salvador el 23 de octubre de 2007. De ellas, 12 corresponden a serología VIH, de las cuales 7 son resultados positivos y, de ellas, sólo 3 corresponden a pacientes de dicho Hospital, de los cuales 2 están en programa VIH desde el año 2007, mientras que el otro paciente no registra la toma de muestra para confirmación de identidad, requerida en casos de resultados positivos confirmados por el ISP. De las 5 muestras que corresponden a resultados negativos para el VIH, 2 corresponden a pacientes del Hospital.

iii. La información anterior se entrega sin especificar el resultado de cada muestra, debido a que dichos antecedentes se encuentran asociados a los estados de salud y vida sexual de los pacientes a quienes corresponden, constituyendo, por tanto, datos sensibles cuyo tratamiento debe realizarse con la debida reserva, por cuanto se trata de información recolectada de fuentes no accesibles al público, según lo prescrito por los artículos 2°, letra g), y 7° de la Ley N° 19.628, pudiendo ser objeto de tratamiento sólo en los casos previstos en el artículo 10 de dicho cuerpo legal.

iv. En cuanto a las gestiones que hubiere realizado el Hospital del Salvador para ubicar a los pacientes y notificarles el resultado de los exámenes, cabe señalar que toda diligencia relacionada con el examen de detección del VIH –consentimiento escrito, consejerías, citaciones y entrega personal y confidencial de resultados–, se registra en la ficha clínica del paciente, lo que impide informar sobre las gestiones de búsqueda efectuadas por el establecimiento para ubicar e informar a los pacientes el resultados de sus exámenes, ya que la ficha clínica es un documento en que consta la historia clínica de un paciente y toda la información concerniente a su salud, y, por ello, constituye información sensible conforme a lo preceptuado por el artículo 2°, letra g), de la Ley N° 19.628, imposible de revelar a terceros que no estén directamente relacionado con la atención de salud del paciente. Sobre el particular, el Hospital ha establecido un procedimiento para acceder a las fichas clínicas, pudiendo solicitarla el propio paciente, representante legal, apoderado debidamente autorizado o sus herederos en caso de fallecimiento, de modo que el acceso a la información clínica de un paciente se realice por una persona habilitada para el efecto.

3) AMPARO: El requirente, el 26 de junio de 2012, dedujo amparo a su derecho de acceso a la información en contra del Hospital del Salvador, fundado en la falta de respuesta a su requerimiento, solicitando derechamente se conteste si existe o no registro en virtud del cual se tenga respaldo sobre las gestiones tendientes a ubicar y posteriormente notificar sus resultados a los pacientes de dicho recinto hospitalario cuyos exámenes de VIH fueron retirados desde el ISP el 24 de octubre de 2007. Acompaña comprobante de solicitudes de información formuladas ante el Hospital y el SSMO, así como la respuesta dada por el último órgano mencionado.

4) ACOMPAÑA DOCUMENTOS: El requirente, el 27 de junio de 2012, acompañó copia de la respuesta que el Hospital del Salvador dio a su requerimiento de información (ya extractada en el literal a) del punto 2° de esta parte expositiva), y del sobre que la contenía.

5) ACLARACIÓN: En virtud del antecedente aportado por el reclamante después de haber deducido su amparo, este Consejo le solicitó que (1°) señalara en forma específica cuál es la infracción a la Ley de Transparencia y su Reglamento en que habría incurrido el Hospital del Salvador; y, (2°) señalara si el amparo se deduce únicamente en contra de dicho Hospital, o si, también, lo ha deducido en contra del SSMO. Sobre el particular, el requirente, por medio de correo electrónico de 20 de julio de 2012, señaló lo siguiente:

a) Pese a lo evidente, claro y preciso de su solicitud, la respuesta del Hospital “… no cumple con los requerimientos de la petición, entregando información dispersa, poco precisa y a veces irrelevante…”.

b) Singulariza, además, el número de la muestra que, principalmente, concentra su interés, precisando que le importaba “… que informaran las gestiones tendientes a ubicar y posteriormente notificar sus resultados, y no que me explicaran el curso administrativo del trámite o me mencionaran las normas pertinentes”.

c) Quiere saber cómo el Hospital pretende justificar su inercia, desidia y negligencia, respecto a la falta de notificación del resultado VIH positivo de la prueba que ha singularizado, una vez retirado los resultados desde el ISP.

d) La respuesta del Hospital es extemporánea, lo que poco importaría si estuviese enmarcada en lo pedido, pero, al no contestar lo solicitado, se trata de una estrategia dilatoria tendiente a cansar al requirente y de esta manera evadir sus responsabilidades.

e) Lo anterior es una contravención a los principios de libertad de información, facilitación y oportunidad, consagrados en los literales b), f) y h), respectivamente, del artículo 11 de la Ley de Transparencia. Asimismo, se han transgredido los artículo 21 y 16 de dicho cuerpo legal –al no invocar en su “denegatoria tácita” razones legales ni hacerlo de acuerdo al procedimiento pertinentemente asignado–, así como su artículo 24, ya que, de mala fe, está intentando vetar su acceso al reclamo oportuno por no respuesta, al remitir una respuesta insatisfactoria y distractora.

f) Por último, aclara que el presente amparo se ha deducido sólo en contra del Hospital del Salvador.

6) DESCARGOS Y OBSERVACIONES DEL ORGANISMO: El Consejo Directivo de este Consejo acordó admitir a tramitación el presente amparo, trasladándolo a la Sra. Directora del Hospital del Salvador, mediante el Oficio N° 2.687, de 30 de julio de 2012, quien evacuó dicho traslado mediante documento adjunto al Ordinario N° 1.341, de 30 de agosto recién pasado, el cual ingresó a la Oficina de Partes de este Consejo el día 31 del mismo mes, formulando los siguientes descargos y observaciones:

a) El artículo 2° del D.S. N° 182/2005, que aprueba el Reglamento del Examen para la Detección del Virus de Inmunodeficiencia Humana, indica que dicho examen será siempre confidencial y que “… Todo el personal de salud… que, a raíz del desarrollo de su trabajo, intervenga o tome conocimiento de la realización de un examen de este tipo deberá mantener la más estricta confidencialidad sobre la persona involucrada, los resultados del mismo y toda circunstancia relacionada con dicho procedimiento, conforme a las normas sobre secreto profesional, las de la Ley N° 19.628, el Estatuto Administrativo y demás normas legales sobre la materia”, de lo cual se concluye que el Hospital, en virtud de mandato expreso de la Ley, no puede hacer entrega de la información solicitada, ya que el registro de los gestiones tendientes a la ubicación de los pacientes cuyos exámenes fueron retirados desde el ISP el 24 de octubre de 2007 corresponden a circunstancias relacionadas con dicho procedimiento y que, por tanto, están bajo el imperativo legal de guardar la más estricta confidencialidad.

b) Dicha información, además, al referirse al estado de salud y vida sexual de los pacientes, corresponde a datos de carácter sensible, según lo indicado por el artículo 2°, letra g), de la Ley N° 19.628, motivo por el cual deben ser tratados con la debida reserva y secreto, ya que se trata de información recolectada de fuentes no accesibles al público, según lo prescribe el artículo 7° de dicho cuerpo normativo.

c) Respecto a la muestra indicada por el reclamante en la presentación de aclaración de su amparo, se realizaron las gestiones tendientes a ubicar al paciente, lo que queda establecido mediante el envío de carta certificada a su domicilio y que constaba en la ficha clínica correspondiente, agregando que dichas cartas fueron enviadas el 21 de noviembre y el 20 de diciembre de 2008.

d) El D.S. N° 182/2005 no establece la obligación de llevar un registro de las acciones tendientes a ubicar y notificar a los pacientes que se hayan realizado el examen para detección del VIH, sin embargo, el Hospital del Salvador intentó ubicar al paciente, quedando copias de los comprobantes de envío de las cartas y sus respectivas nóminas, en su ficha clínica, la cual fue entregada en forma íntegra al requirente el 26 de enero de 2011.

e) Respecto a la información correspondiente a terceros, el Hospital se encontraba y se encuentra obligada a mantener estricta reserva y secreto de los resultados y de todas las constancias relacionadas con el proceso de toma de muestras para la realización de dichos exámenes de detección del VIH.

f) Por último, solicita que se dé por satisfecha la solicitud de información que ha dado origen al presente amparo.

Y CONSIDERANDO:

1) Que, en primer término, cabe señalar que el artículo 14 de la Ley de Transparencia dispone de un plazo máximo de veinte días hábiles para que los órganos de la Administración del Estado que reciban solicitudes de información se pronuncien sobre ellas, ya sea entregando o denegando la información. Del tenor del citado precepto, este Consejo concluye que dicho plazo fue establecido para que el órgano requerido emita y despache su pronunciamiento y no, necesariamente, para que se verifique la notificación de éste, lo que implica que la entidad de que se trate cumple la obligación prevista en el mencionado artículo 14 despachando la respuesta a la solicitud, a través del procedimiento y medio escogido por el peticionario, antes del vencimiento del referido plazo.

2) Que, en la especie, el amparo se ha deducido en contra del Hospital del Salvador por falta de respuesta. Sobre el particular, cabe recordar que la solicitud de información ingresó a dicho órgano el 28 de mayo del año en curso, razón por la cual, no constando que haya mediado prórroga del plazo para responderla, éste expiró el 26 de junio de 2012.

3) Que, de los antecedentes proporcionados por el propio reclamante, se aprecia que el Hospital reclamado dio respuesta a su requerimiento a través de la Carta N° 5, de 18 de junio de 2012, la cual ingresó a la sección “sector de distribución” de la empresa de Correos de Chile el 26 de junio de 2012, con lo cual es posible verificar que dicha entidad se pronunció, formalmente, respecto de la citada solicitud dentro del plazo legal.

4) Que, sin perjuicio de lo anterior, al analizar el contenido de la respuesta dada por el Hospital, puede concluirse que ella no se refiere derechamente a la existencia de registros de las gestiones administrativas que se habrían realizado a fin de ubicar y notificar –a los pacientes de dicho establecimiento hospitalario– los resultados de sus exámenes de VIH a que se refiere el requerimiento, ni, en qué habrían consistido tales gestiones, así como tampoco se pronuncia respecto a la procedencia o no de entregar copia de dichos antecedentes, con lo cual, a juicio de este Consejo, no cabe tener por contestada la solicitud que ha motivado el presente amparo.

5) Que, en sus descargos, el órgano reclamado informó que, pese no existir la obligación de llevar un registro de las acciones tendientes a ubicar y notificar a los pacientes que se hubiesen realizado el examen para la detección del VIH, se dejó constancia de dichas gestiones en sus respectivas fichas clínicas, de modo que, para conocer en que consistieron las mismas, su respaldo y fechas en que se verificaron, habría que acceder a las citadas fichas de los respectivos pacientes. Al respecto, cabe precisar que, según lo informado por el Hospital en su respuesta de 18 de junio, la solicitud que ha dado origen a este amparo debe entenderse referida sólo a las cinco muestras que corresponderían a los pacientes de dicho recinto hospitalario.

6) Que, sobre el particular, la Contraloría General de la República, en el Informe final consolidado N° 53, de 2009, sobre fiscalización a establecimientos de salud de las regiones IV, V, VIII, X y Región Metropolitana, respecto del VIH/SIDA y otras enfermedades infectocontagiosas, señaló que “Respecto a la comunicación de resultados, el artículo 5° de la Ley N° 19.779, establece que los resultados se entregarán en forma personal y reservada, a través de personal debidamente capacitado para ello. / Por su parte, el artículo 9° del citado D.S. N° 182 prescribe que la entrega del examen, tanto si es positivo como negativo, se hará con consejería al interesado, en lo posible por la misma persona que efectuó la consejería previa al test. En ella, junto con dar a conocer el resultado del mismo, se entregará al paciente la información que le permita tomar decisiones informadas respecto de sus comportamientos futuros, tanto para permanecer sin infección como para integrarse y mantenerse en los sistemas de control y tratamiento si sus exámenes han resultado positivos para el VIH. En caso de resultado positivo, la entrega de resultados se verificará una vez que se hayan realizado todos los exámenes confirmatorios”.

7) Que la información solicitada, al tratarse de información relativa a las atenciones médicas recibidas por una persona, debe calificarse como dato sensible, a la luz de la definición prevista en el artículo 2º letra g), de la Ley Nº 19.628, sobre Protección de Datos Personales, de modo que, de acuerdo al artículo 10 del cuerpo legal en comento, el tratamiento de estos datos no está permitido, salvo que una ley lo autorice, exista el consentimiento expreso del titular, o sean datos necesarios para la determinación u otorgamiento de beneficios de salud que correspondan a sus titulares, lo que se ve reafirmado por lo establecido en el inciso segundo del artículo 13 de la Ley N° 20.584, que regula los derechos y deberes que tienen las personas en relación con acciones vinculadas a su atención en salud, que entró en vigencia el 1º de octubre recién pasado. Con todo, cabe hacer presente al órgano reclamado que la información requerida sólo da cuenta de los estados de salud de quienes se practicaron los exámenes de detección de VIH, sin que pueda entenderse referida necesariamente a su vida sexual, ya que es sabido que la transmisión del VIH no sólo puede ocurrir por vía sexual, sino que también por vía sanguínea (transfusional, por órganos o tejidos infectados y por cortes o pinchazos con sangre contaminada) y vertical de madre a hijo (durante el embarazo, al momento del parto y durante la lactancia).

8) Que, a mayor abundamiento, al obrar dicha información en la ficha clínica de los pacientes que se practicaron los exámenes a que se refiere el requirente, es menester tener presente que, en virtud de lo dispuesto en la Ley N° 19.628, sólo pueden acceder a dicha información el titular de la misma o las personas que cuenten con su autorización para ello –sin perjuicio de que, además, se podría acceder a ella en caso que una ley lo autorice o que sea necesario para la determinación u otorgamiento de beneficios de salud que correspondan a sus titulares–. Respecto de la ficha clínica de las personas fallecidas, por su parte, en las decisiones Roles C64-10, C322-10, C398-10, C556-10, entre otras, se ha señalado que la Ley N° 19.628 no resulta aplicable al caso de la especie, por cuanto una persona fallecida no es titular de datos personales, ya que, como consecuencia del hecho jurídico de la muerte, ha dejado de ser persona, sin perjuicio de lo cual su tratamiento podría afectar los derechos de sus familiares, como un derecho propio de éstos, y que para acceder a dichas fichas clínicas debe constar alguna de las siguientes circunstancias: (i) Ser heredera del fallecido, (b) actuar en representación de uno o más herederos y (c) tener una legitimación activa para ejercer otros derechos que supongan el acceso previo a la ficha clínica del difunto.

9) Que los criterios expuestos en el motivo anterior han sido confirmados por el artículo 13 de la citada Ley N° 20.584, al señalar que la información contenida en la ficha clínica, o copia de la misma, sólo podrá ser entregada a solicitud expresa de las siguientes personas y organismos: (i) al titular de la ficha clínica, su representante legal o, en caso de fallecimiento del titular, a sus herederos; (ii) a un tercero debidamente autorizado por el titular, mediante poder simple otorgado ante notario; (iii) a los tribunales de justicia, en aquellos casos que la información de las fichas clínicas se relacione con las causas que estuvieren conociendo; y, (iv) a los fiscales del Ministerio Público y a los abogados, previa autorización del juez competente.

10) Que, de lo expuesto por el propio reclamante, se desprende que uno de los exámenes a que ha hecho alusión en su solicitud le fue practicado a él, con lo cual posee la calidad de titular de parte de la información solicitada, de modo que, en relación a ella, está haciendo uso del habeas data, particularmente el ejercicio del derecho de acceso a los datos de carácter personal que obran en poder de un tercero, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 12 de la Ley N° 19.628, derecho que, según lo resuelto por este Consejo en las decisiones de los amparos Roles C134-10, C178-10 y C49-11, puede efectuarse en sede de derecho de acceso a la información pública, razón por la cual se requerirá al órgano reclamado que entregue al reclamante copia de su ficha clínica, en aquella parte en que conste las gestiones realizadas a fin de ubicarlo y notificarle el resultado del o los exámenes para la detección del VIH que se practicó, o que le informe directamente que tales gestiones y notificaciones no se efectuaron.

11) Que, atendido que el Hospital señaló en sus descargos que, dando respuesta a una solicitud anterior, en enero del año en curso, habría entregado al requirente copia íntegra de su ficha clínica, se hace necesario señalar que, de lo dispuesto en los artículos 14 y 16 de la Ley de Transparencia, se desprende claramente que la autoridad o jefatura o jefe superior del servicio de la Administración del Estado, requerido –en este caso, la Sra. Directora del Hospital–, siempre que reciba una solicitud de información debe pronunciarse sobre ella dentro del plazo establecido por dicho cuerpo normativo y proporcionar la información que se le solicite, salvo que concurra la oposición de un tercero –por afectación de sus derechos– o alguna de las causales de secreto o reserva que establece la ley, de lo cual se desprende que el hecho de haber dado respuesta con anterioridad a una solicitud no la exime de dar respuesta si ella se presenta nuevamente, ya sea por el mismo requirente o por un tercero.

12) Que, sin perjuicio de lo expuesto en los considerandos 6°, 7° y 8° anteriores, y atendido que lo solicitado es información relativa al procedimiento y gestiones de notificación de los resultados de los exámenes para detectar el VIH, no se aprecia fundamento para haber incorporado, en su integridad, el registro de dichas gestiones en las respectivas fichas clínicas, y si así lo hubiera dispuesto el Hospital reclamado, resulta posible, en todo caso, aplicar el principio de divisibilidad, pudiendo entregarse aquella parte de una ficha clínica que contenga tal información, sin hacer referencia a la identidad de su titular u otro antecedente que permita identificarlo –como lo ha solicitado el reclamante–, resguardando los datos personales o sensibles de sus titulares, motivo por el cual se requerirá al órgano reclamado que entregue dicha información en los términos aquí expuestos, protegiendo la identidad de dichos terceros.

13) Que, por último, atendido que la revelación de la identidad del requirente podría dar cuenta de su estado de salud, lo que constituye un dato personal de carácter sensible que, según lo indicado en el considerando 6°, debe ser protegido, se mantendrá en reserva su identidad en la presente decisión, disponiéndose, además, el resguardo de dicha identidad en los registros internos de este Consejo y en la información sobre procesos en curso disponible en la página web de esta Corporación.

EL CONSEJO PARA LA TRANSPARENCIA, EN EJERCICIO DE LAS FACULTADES QUE LE OTORGAN LOS ARTÍCULOS 24 Y SIGUIENTES Y 33 B) DE LA LEY DE TRANSPARENCIA Y POR LA UNANIMIDAD DE SUS MIEMBROS PRESENTES, ACUERDA:

I. Acoger el amparo deducido por N.N. en contra del Hospital del Salvador, en virtud de los fundamentos expuestos precedentemente.

II. Requerir a la Sra. Directora del Hospital del Salvador que:

a) Entregue al requirente una copia de aquella parte en que conste las gestiones realizadas a fin de ubicarlo y notificarle el resultado del o los exámenes para la detección del VIH que se practicó, o le informe directamente que tales gestiones y notificaciones no se efectuaron, así como de aquella parte de las fichas clínicas de los demás pacientes (cuatro) que se practicaron los exámenes a que se refiere la solicitud de información, en la que consten las gestiones de notificación o comunicación de los resultados del examen para detectar el VIH, tarjando la identidad de sus titulares o cualquier otro antecedente que permita identificarlos, según lo expresado en el considerando 12° anterior.

b) Dé cumplimiento a lo dispuesto en la letra anterior en un plazo de 10 días hábiles contados desde que quede ejecutoriada la presente decisión, bajo el apercibimiento de proceder conforme disponen los artículos 45 y siguientes de la Ley de Transparencia

c) Informe el cumplimiento de la decisión mediante comunicación enviada al correo electrónico cumplimiento@consejotransparencia.cl, o a la Oficina de Partes de este Consejo (Agustinas Nº 1291, piso 6º, comuna y ciudad de Santiago), de manera que esta Corporación pueda verificar que el cumplimiento de las obligaciones impuestas precedentemente en tiempo y forma.

III. Mantener en reserva la identidad del requirente, ya que su revelación daría cuenta de su estado de salud, tanto en la presente decisión como en los registros internos de este Consejo y en la información sobre procesos en curso disponible en la página web de esta Corporación.

IV. Encomendar al Director General o al Director Jurídico de este Consejo, indistintamente, notificar el presente acuerdo al requirente y a la Sra. Directora del Hospital del Salvador.

En contra de la presente decisión procede la interposición del reclamo de ilegalidad ante la Corte de Apelaciones del domicilio del reclamante en el plazo de 15 días corridos, contados desde la notificación de la resolución reclamada, de acuerdo a lo prescrito en el artículo 28 y siguientes de la Ley de Transparencia. En cambio, no procederá el recurso de reposición establecido en el artículo 59 de la Ley N° 19.880, según los fundamentos expresados por este Consejo en el acuerdo publicado en el Diario Oficial el 9 de junio de 2011.

Pronunciada por el Consejo Directivo del Consejo para la Transparencia, integrado por su Presidente don Alejandro Ferreiro Yazigi y los Consejeros don Jorge Jaraquemada Roblero y don José Luis Santa María Zañartu. Se deja constancia que la Consejera doña Vivianne Blanlot Soza no asiste a la presente sesión.

Por orden del Consejo Directivo, certifica el Director Jurídico del Consejo para la Transparencia don Enrique Rajevic Mosler.